Blogia
Patio Criollísimo

Derecho bien merecido

Derecho bien merecido

Por primera vez, en África subshariana se reunirán los jóvenes más progresistas del mundo. Con la celebración del XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes --del 13 al 21 de diciembre en la ciudad sudafricana de Pretoria--, desde el continente con mayor índice de pobreza, se difundirán y esclarecerán las realidades de sus habitantes.

Sin embargo, no todos los países pertenecientes a esta región asistirán con delegaciones propias. Uno de ellos será Yibutí --una pequeña nación del este africano, limítrofe con Etiopía, Yemen, Eritrea, Somalia y el Golfo de Aden--, cuyo único representante tendrá el derecho de hablar en nombre de sus conciudadanos gracias a que cursa estudios universitarios en Cuba. Minutos antes de partir hacia Ciudad de La Habana, dialogamos con Houfaneh Hoche Aganeh, sobre esta posibilidad exclusiva concedida por la Unión de Jóvenes Comunista (UJC) en la Isla.

 «Es difícil expresar tanta satisfacción. Llevaré la bandera mi país a ese evento donde el gesto solidario de los cubanos se hará sentir con mucha fuerza».

Hoche Aganeh, está a punto de culminar el 5º año de Ingeniería Eléctrica. Al respecto expresó sus grandes deseos de retornar junto a los suyos para aplicar los conocimientos adquiridos en la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas.

 «En Yibutí, existe un bajo por ciento de electrificación. No es como acá donde en la mayoría de los hogares disfrutan de ese derecho. Mi país está muy atrasado, pocas personas saben lo que es la luz eléctrica y aspiro a contribuir en la instalación del sistema energético que necesitamos».

Varios sitios digitales en Internet, describen a Yibutí como una de las naciones más pobres de África. Se conoce que allí la electricidad se genera quemando combustible en una sola central térmica. Razón por la cual es sumamente escasa y cara. Ello implica que se realicen cortes de luz durante varias horas al día.

A partir de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Yibutí, restablecidas hace pocos años, se inició la formación de galenos para el hermano país. «Pertenezco a la segunda generación de jóvenes que han venido a estudiar junto a los cubanos. Los primeros se graduaron de médicos. Conmigo se inicia la formación de ingenieros eléctricos», explicó Houfaneh.

Esta experiencia la compartirá con los delegados de otros países asistentes al evento juvenil, pues como asegura:

«Los africanos tenemos mucho que agradecerle a ustedes. Aquí comparten lo poco que tienen, son amigos, hermanos y nos hacen sentir un cubano más.»

Referente al XVII FMJE y a la idea de dedicárselo a dos hombre de tanta valía moral como el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, y al líder sudafricano Nelson Mandela dijo:

«Ambos son ejemplos a imitar. Con ideas que coinciden. Fidel, por sus principios de internacionalismo ayuda a todo el Tercer Mundo. Ahora, nos ha puesto a pensar en la necesidad de evitar las guerras nucleares. Mandela, para nosotros es el Señor de la Paz. Fue quien derrotó la tiranía que dominaba en Sudáfrica, una porción de Angola y gran parte del continente africano. Ellos se merecen este homenaje de los jóvenes del mundo.»

Durante sus seis años en Cuba, el futuro ingeniero eléctrico ha conocido las verdaderas razones por las que cinco cubanos se encuentran presos, injustamente, en cárceles de los Estados Unidos. Sabe, además, que durante la cita en Sudáfrica se multiplicará la solidaridad con Gerardo, René, Ramón, Antonio y René. Mientras conversábamos, no hizo falta preguntarle qué dirá al respecto en ese intercambio internacional. Espontáneamente se refirió a que:

«Como miembro de la Brigada de Solidaridad con Cuba, y en colaboración con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), aquí en Villa Clara, me he involucrado seriamente en las actividades para apoyar a los Cinco Héroes. Son paradigmas de la lucha contra el terrorismo. Asistir al FMJE, me posibilitará realizar acciones para ayudar a que por fin se haga justicia y le concedan el derecho de estar libres, junto a sus familiares.»
   
Apegado a la bandera con dos franjas --una azul, la otra verde-- y una estrella roja sobre el triángulo blanco, Houfaneh Hoche Aganeh, se encuentra en Pretoria como el más auténtico embajador de la juventud yibutiense. Allá, alzará su voz para aclamar por las mejoras que necesita su país, un derecho bien merecido.    

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres