Blogia
Patio Criollísimo

4 de abril: En el bregar continuo

4 de abril: En el bregar continuo

La juventud es un período de la vida, un intervalo entre la adolescencia y la adultez. Esa imagen de rebosante orgullo capaz de seducir hasta al más indiferente. Energía, oxígeno para el alma, intensidad emotiva, volcán en erupción….

Los de mi generación somos eternos inconformes. Soñamos posibles e imposibles y actuamos sin temor a equivocarnos. Desafiamos acontecimientos y preguntamos como un niño insaciable. Gente de trabajo que triunfamos ante las vicisitudes y nos conservamos receptivos a lo bello.

Somos mayoría en la cuadra, en las fábricas... Asaltamos cines, parques, bibliotecas. Un ejército de luz encargado de que los sueños y esperanzas continúen proa al futuro.

Si los que afirman que «la juventud está perdida» supieran de los miles de jóvenes que sostienen el sector de la educación, o del que desafía el frío durante su ardua labor en las costas isabelinas… Entonces,  otra cosa pensarían de nosotros.

Estamos también entre los que defienden el honor del deporte cubano. Y entre los que pactan una suerte de compromiso consigo mismo, se trazan  metas y las cumplen, mientras miran hacia el porvenir pensando en el presente.

Realmente los jóvenes somos el horizonte. Representamos la esperanza del cambio y la continuidad de una obra justa y hecha para el bien de todos.

Cierto que los tiempos son otros, que hablamos frescamente, pero esta no es razón suficiente para que nos critiquen, nos cataloguen de perdidos o nos juzguen sin argumentos sólidos.

Habrá que superar elevadas cuestas donde golpean los vientos imperiales y los problemas. Esas, sabremos convertirlas en agradables sonrisas, pues los buenos siempre estamos dispuestos a luchar. Vencerán los más osados, los que se atreven, los que no le temen al fracaso, al cansancio, a la lejanía y los que llevan sus postulados en lo más hondo.

Para nosotros la palabra imposible ha sido desterrada del idioma. La arrancada está dada y el presente es nuestro reto. Nuestra brújula apunta hacia el futuro, que vamos conformando con cada paso desde distintas esferas de la sociedad.

Inmerso en el quehacer de mi generación, creo que los jóvenes somos --y seguiremos siéndolo siempre-- un buen faro que guía y alumbra hasta lo infinito del camino. Un prisma por donde mirar con transparencia y sentido perspicaz a la sociedad. Por eso, no puede soslayarse el diálogo en pos de las esencias, el desvelo razonable, el juicio oportuno y los criterios convergentes. 

Detrás de cada reto siempre habrá otro desafío. Allanemos nuestro camino hacia el futuro puliendo las asperezas de nuestro tiempo. Así podremos escribir una historia que inspire y fortalezca el arrojo de nuestra eterna juventud.

Sigamos siempre en el pelotón de avanzada, con la pasión que encierra el amor hacia esa leyenda de estudio, trabajo y fusil. (Lázaro Chacón Vázquez, estudiante de la UCP Félix Varela)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres