Blogia
Patio Criollísimo

Los Niños Sordos Cubanos se Benefician con Implante Coclear, a pesar del Bloqueo

Los Niños Sordos Cubanos se Benefician con Implante Coclear, a pesar del Bloqueo

Foto: Carolina Vilches Monzón  

Durante sus primeros diez años de vida, la niña Xiomara Yu Rodríguez desconoció los sonidos que la circundaban. Una hipoxia sufrida el mismo día en que nació —el 17 de agosto de 1996—, más una lesión estática cerebral se convirtieron en las causas iniciales de la sordera profunda que comenzó a padecer.

Afligidos por el lamentable suceso, sus progenitores Yoel y Madelín comenzaron a tratarla con los especialistas del hospital pediátrico William Soler, en Ciudad de La Habana. Aunque le explicaban que su caso era crónico, ellos siempre albergaron las esperanzas de que la pequeña adquiriera algunas habilidades auditivas.

«La mayor seguridad de que aparecería alguna solución la tuvimos el 11 de mayo de 2006 cuando a través de una Mesa Redonda, el propio Fidel dio a conocer cómo se ejecutaría el programa de implante coclear», afirma el padre.

Hasta ese momento sólo existían 18 niños sordo ciegos en el país con el sofisticado dispositivo, entre ellos la única villaclareña era Leslie Machado Hernández.  La explicación ofrecida durante el programa televisivo, en voz del Comandante en Jefe,  evidenciaba que en Cuba existían condiciones para beneficiar, paulatinamente, a nuevos infantes aquejados de sordera profunda.

La noticia no demoró mucho en hacerse realidad para Xiomarita.
«Poco tiempo después —rememora Yoel— nos comunicaron que nuestra hija se encontraba entre los otros siete niños de Villa Clara que se someterían a la operación.»

Pero antes de que llegara la total felicidad que hoy disfrutan al saber que la niña puede escuchar a los demás, e incluso pronunciar lagunas palabras, los médicos cubanos tuvieron que enfrentar las trabas impuestas por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, para la compra de los requeridos procesadores acústicos cuya producción de mayor calidad se realiza en ese país.

«El gobierno norteamericano autorizó la compra de los eléctrodos pero después, negó la adquisición de los restantes aditamentos que permiten la activación del chip receptor colocado en el hueso mastoides. Lo hicieron a sabiendas de que al faltar esos accesorios no sería posible activar el analizador de sonidos programable.

«Actuaron como criminales. Tratar de enajenar a una persona, impedirle a un ser humano inocente la posibilidad de escuchar las voces de sus padres, amigos y maestros o de disfrutar la música e identificar los disímiles sonidos del mundo que los rodea, es una verdadera barbarie».

Afortunadamente, Xiomara vive en Cuba, país que a pesar del ilegal Bloqueo impuesto por una potencia imperialista le garantiza la atención médica y educacional necesaria  a fin de lograr una feliz  inserción en la sociedad. 

Desde el 30 de abril del presente año posee el implante coclear y recibe la requerida habilitación. Según refiere su maestra Maricel Campos, su aprendizaje escolar siempre ha sido notable, pero ahora resulta más eficaz, lo cual favorece su preparación para culminar el sexto grado e incorporarse sin dificultades el próximo curso en la secundaria básica.

La infante, entre tanto, compartió algunas frases con los presentes en el V Foro de la Sociedad Civil Cuabana, efectuado este viernes en Villa Clara. Como es comprensible, algunas fueron difíciles de entender, no obstante, con total claridad logró pronunciar: «Gracias Fidel». 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres