Blogia
Patio Criollísimo

TV con Mal Humor

TV con Mal Humor


No soy experta en críticas a los productos comunicativos transmitidos por la televisión. Sin embargo, como espectadora sostengo algunas apreciaciones que deseo exponer aquí. Me motiva, además, la invitación del colega Reynaldo Cedeño Pineda para que los miembros de CUBA BLOGS CLUB publiquemos artículos sobre este tema.

Mi intención tampoco consiste en igualar la calidad discursiva del autor de La Isla y… la Espina y otros blogs. Únicamente me hago eco de las opiniones escuchadas por estos días, al menos en mi entorno más cercano, sobre algo tan llevado y traído como la programación humorística de la TV cubana.

El tema ha ocupado en varias oportunidades los debates entre los cubanos, diestros, o no, en el asunto. Y es que la risa forma parte de nuestra idiosincracia. Por tanto causa molestias que se desaprevechen espacios diseñados con esos fines.

A muchos nos ha llamado la atención la desaparición de Mentepollo, el carismático personaje de Deja que yo te Cuente,deja que yo te cuente transmitido cada miércoles, pasadas las 8:30 de la noche, por Cubavisión.

menteMentepollo, a la vez que nos hacía reír, provocaba profundas reflexiones sobre nuestra realidad cotidiana. Ahora, con el rediseño del guión, solo se insinua su presencia. Ocurre durante la presentación del espacio, cuando Carlos Gonzalvo se asombra al ver un gallo. Mas, se eliminan las secciones fijas. Si bien se favorece la dramaturgia, este cambio sutil nos deja a la espera de que llegue el momento de la entrevista de «Flor de Alis pa-ra la tele-vi-sión cubana». No obstante, el el elenco continúa esemerándose por ironizar nuestra vida diaria y así el programa sobrevive como el más aceptado entre sus homólogos. Deseamos que en lo sucesivo se valore la reaparicón de Mentepollo, pero que no sea a la manera del último programa. O sea, mediante la retransmisión de entrevistas ya concedidas.

Si tenemos en cuenta los programas de este género, vistos los restantes días de la semana (domingo y lunes), podemos afirmar que la televisión nacional está muy malhumorada.

No han sido muy agraciados quienes intentan Vivir del cuento cada jornada dominical a partir de las 5:30 p.m. El mismo equipo que facturó Los Amigos de Pepito, no ha sido capaz de detectar que algunos chistes se reiteran para la fatalidad del programa. Solo Luis Silva, con su ocurrente Panfilo sobresale airoso. Aunque le resta protagonismo a los competidores. Mucho menos airosa vemos a Aleanys Jauregui para quien ha sido dífícil ocultar el estilo impregnado de Cuquita la Mora (Jura decir la Verdad).

Para el lunes en la noche se reserva, más que humor, dramatismo con las fantasmagóricas escenas de Donde hay hombres no hay fantasmas. No vivimos tiempos de ese humor simplón y rayano en la mediocridad.

De poco valdrá detenerme en cada personaje. Basta con referir la poca aceptación de Mario Aguirre disfrazado de anciana, con recursos desgastados en sus diálogos, así como la reaparición en pantalla de actrices que durante un largo tiempo permanecieron alejadas de la actuación y ahora lo hacen como si nada hubiera cambiado desde los años ochenta a la actualidad.

Hacer reir, ya se ha dicho muchas veces, es algo muy serio. Otra vez quedamos a la espera  de que la TV intenté hacerlo con nuevas y mejores propuestas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Osmaira -

Gracias colega por tus adecuadas apreciaciones. Tienes mejores y más precisos argumentos que yo dadas tus experiencias en ese medio. Gracias otra vez por el apoyo y ojalá se sumen nuevos comentarios a ver si contribuimos desde nuestra modesta posición a cambiar el panorama de la TV Cubana.

Reinaldo Cedeño Pineda -

NI LOS FANTASMAS PUEDEN VIVIR DEL CUENTO

Antes que seguir en mi blog la serie sobre la TV cubana, aquí estoy en el tuyo, como te prometí, haciendo unos apuntes. Y hasta van con un título, porque los títulos son para mí la clave. No me tienes que darme las gracias ni reconocimiento alguno: todos para ti.

Decía Jorge Mañach en su célebre ensayo “Indagación al choteo” que la “vis cómica” era una de las definiciones del cubano. Y aunque han pasado los años, la comicidad, esa capacidad nuestra de reírnos hasta de las dificultades, sigue incólume.

Claro, del chiste callejero a la pantalla, por características obvias, va un largo trecho. Sobre “Deja que yo te cuente” ya hablé en otras ocasiones, por lo que prefiero concentrarme en “Donde hay hombre no hay fantasmas” y “Vivir del cuento”.

Llevas toda la razón: “humor simplón y rayano en la mediocridad”. Y digo más: humor que subvalora a los televidentes, basado en un guión endeble (¡Ay, guión, bendito guión!) y en situaciones rebuscadas. Indefectiblemente uno se pregunta: ¿Qué asesoras aprueban o modifican estas propuestas?

Los personajes están mal diseñados, o parecen construidos con tal ligereza que actores de mayor o menor experiencia, lucen caricaturescos, a media máquina, francamente sin aire (y eso que aquí están algunos como la incombustible Zenia Marabal e Irela Bravo, con su inconfundible carga de empatía)

Lo peor es que siguen apareciendo personajes…

El dueto de fantasmas está fatal, en su diseño, en lo que dicen: las constantes alusiones al sexo se han gastado, se repiten hasta la infinitud, sus intervenciones la mayoría de las veces francamente sobran. El papel de “pasada Aladina” que encarna Diana Rosa Suárez, está para el olvido como ese de las voces cuando hablan.

Mario Aguirre con una larga carrera, ha resucitado el personaje de Regla, pero otras veces le ha dado mejores dividendos (fue a pedido de la directora, ha confesado) Es la columna del programa, y es una lástima que la sobreactuación, esté dándole menos lustre del que pudiera alcanzar.

En lo mostrado hasta ahora, el hilo dramatúrgico se agrieta, los chistes parecen suspendidos aquí y allá, sin un hilo resistente.

Analizo tu afirmación: “…como si nada hubiera cambiado desde los años ochenta a la actualidad”. En efecto. No hay que olvidar que estamos ante una directora de experiencia, Lolina Cuadras, quien legó la televisión hace varios años un clásico del humor televisivo: DETRÁS DE LA FACHADA… pero esta vez su planteamiento estético ha dejando grietas, o hubo apremio en la realización del espacio. Habrá que volver.

No sé las razones por las que cesó LOS AMIGOS DE PEPITO, pero adelanta sobradamente a VIVIR DEL CUENTO. Tampoco sé cuantos se presentan en la competencia, mas poco se ha mostrado hasta hoy. Espero más suerte en las próximas semanas.

La forma de la competencia, en una supuesta casa, yendo de aquí para allá, tiene un componente de cierto caos, una rareza en su visualidad. Tal vez hubiera sido mejor prescindir de la competencia, sin hacer un remedo modificado de “Los amigos de Pepito”, sino una propuesta diferente…

Otra coincidencia contigo, Osmaira: “Luis Silva, con su ocurrente Panfilo sobresale airoso. Aunque le resta protagonismo a los competidores”. Es una de las revelaciones más frescas del humor cubano. La Jáuregui, cierto, aquí navega con menos agua. También hay que evaluar a que actores se invitan, para no introducir una nueva entropía en el espacio,

De todas formas, son propuestas recientes, y en consecuencia, estos juicios son también acercamientos iniciales. Ojalá el camino nos aguarde sonrisas, relajamiento, algunas reflexiones y buenas carcajadas. Las necesitamos, porque ni los fantasmas pueden vivir del cuento.

Saludos OSMAIRA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres